Tiempo para estar contigo

Cinco buenas técnicas para relajarte de los embates del trabajo, del hogar, y de los niños. Una especialista en el tema te ayuda a sortear de manera fácil y por ti misma el día a día que está cargado de descontroles o energías negativas. En ocasiones sólo queremos desconectarnos de todos y de todo por un momento, para volver equilibrada. Lee y practica.

por

Teresa

Trabajo, hijos, esposo, compras, tráfico, mercado… ¿y el tiempo para mí? Toda madre debe tener su espacio íntimo (sin hijos), es decir, salir a caminar, conectarse con la naturaleza, realizar algo que le apasione realmente: danza, yoga, pilates, música, arte, y todas las actividades que solo disfrutamos nosotras. Ser mamá es una tarea difícil que abarca casi la totalidad de nuestro tiempo, pero para tener una buena salud mental es imprescindible conservar un espacio sólo para nosotras y mejor aún si esto es practicando algo que nos gusta en un espacio solo nuestro. 

 

La sicóloga y yogi terapeuta chilena Verónica Moya, nos da cinco consejos para que disfrutes tu tiempo y prestes atención a lo que más te gusta, en tiempos en que las mujeres estamos en todas partes y esto nos pasa la cuenta.

  

  • Lograr contacto con nuestro cuerpo a través de la respiración. Comienza a tomar consciencia de cómo respiras; es probable que si estás muy estresada tu respiración sea corta y superficial. Todos los días conéctate conscientemente con la forma en que respiras y comienza a practicar la respiración profunda, es decir, deja que el aire entre a tu cuerpo inflando el abdomen, luego que se llene de aire el pecho hasta levantar un poco los hombros, después exhala desde los hombros hasta desinflar completamente tu abdomen. Realízalo por 3 minutos. Este ejercicio es buenísimo en ese momento de estrés en el que sientes que vas a estallar, te relajará y dejará el estrés a un lado. 

 

  • Intenta bañarte a solas con música que te guste para poder desconectarte un pequeño rato de los otros. Trata de vivir esta pequeña experiencia cotidiana como algo sólo para ti, con total conocimiento de lo que haces en ti: lavarte, cantar; disfruta. El amor está en esos pequeños detalles. Regálatelos. 

 

  • Ve a un lugar con tierra a pies descalzos y limpia tu cuerpo energéticamente tirando la energía contaminada hacia la tierra (ella hará lo suyo, ya que tiene poderes transformadores) Barre con tus manos todas las partes de tu cuerpo, cabeza, hombros, pecho, caderas, útero, brazos, manos, muslos, rodillas, pies. Saca todo lo que te moleste, has que la energía se mueva hacia afuera. Toma especial cuidado en la parte de las mamas y axilas, ahí nosotras juntamos mucha sobrecarga de energía negativa, al igual que en el útero. 

Image2

 

  • Medita todos los días. Cierra los ojos, conéctate con una respiración profunda como la que describí arriba y deja pasar por tu cabeza todas las imágenes que te sobrecargan. Déjalas pasar sin quedarte pegada en ellas, no les des energía, mantente conectada con tu cuerpo y tu respiración. La meditación tiene muchos beneficios, entre ellos relajar cuerpo y mente.

 

Image3

 

  • Permítete delegar tareas. No siempre tienes que hacerlo todo. Deja al padre hacer lo cotidiano con los hijos, lavarlos, acostarlos, darles de comer, jugar. El contacto corporal-emocional de mamá y papá son importantes. Deja que los hombres tomen su lugar con los hijos; ser padre no es tan solo proveer sino también estar en cuerpo y alma con los niños. Muchas veces nos cuesta dejar responsabilidades en los padres porque pensamos que no lo harán igual, pero es SU forma y será perfecta para que tus hijos se sientan observados, acariciados y en contacto con sus padres. 

 

Puedes y debes dedicarte tiempo para estar contigo, verás los problemas desde otra óptica, estarás más tranquila, cuidarás tu salud y le darás un muy buen uso a tu tiempo.

 

Comentarios 0

otras publicaciones deTeresa

NuestrasBloggers

Suscríbetea nuestro boletín

Recibe todas nuestras novedades, tips y ofertas en tu correo electrónico.